Unboxing

Nuestro protagonista de hoy viene en el interior de una caja bien construida de color azul cielo. En todos sus laterales así como en la parte superior, podemos leer “Honor 8X” en letras blancas acompañado del exponente “AI”, lo que nos indica que estamos ante un terminal con inteligencia artificial.

En las dos pegatinas de tamaño considerable que lleva pegadas (valga la redundancia), nos damos cuenta que estamos ante un terminal apto para funcionar en cualquier país de la UE. También nos indican el color y capacidad de la unidad que vamos a analizar, sellos CE, números IMEI e información menos relevante para el usuario.

Una vez abrimos la caja, encontramos el Honor 8X metido en una bolsa de plástico reposando sobre un estuche de cartón blanco. Dentro de este estuche, tenemos una funda de silicona transparente, la herramienta de extracción de la bandeja SIM, el manual de usuario y la garantía que nos ofrece la marca.

Debajo de esto y como no puede ser de otra manera, se esconde el cargador de red y el cable micro USB (aunque parezca mentira).

Video Unboxing

Diseño y Materiales

Si estáis buscando un smartphone bonito, elegante y con unos acabados de gama alta, no podéis pasar por alto este terminal. El Honor 8X nos ofrece un aspecto y sensaciones muy “Premium” cuando lo sostenemos en la mano.

Tiene chasis metálico y unos bordes redondeados que se adaptan correctamente a la mano. La parte trasera es de cristal con color bitono, dejándonos ver en el caso del modelo de color negro, una franja de un negro diferente siguiendo la línea de las cámaras y el flash LED hasta la parte baja del terminal. Como suele pasar con las traseras de cristal, el imán de huellas y suciedad está asegurada con lo que mejor atinar a la primera en el lector de huellas.

En la parte delantera tenemos su pedazo de pantalla de 6.5 pulgadas, la cual aprovecha casi la totalidad del frontal del terminal dejando unos bordes mínimos. Tiene un *notch realmente pequeño** en comparación con los que podemos ver en el mercado actualmente, si no tenemos en cuenta los notch “lagrima” del estilo del Oneplus 6T o el hermano mayor del Honor 8X, el Honor 8X Max.

Podríamos pensar que con esa pantalla las medidas de este teléfono serían algo disparatadas, pero al estar tan bien aprovechada, las dimensiones se quedan en 160 mm x 76.6 mm 7.9 mm con un peso de 175 gramos.

Estamos ante una pantalla LCD IPS con una resolución Full HD+ (2340 x 1080 píxeles) que nos deja una superficie útil más que aceptable. Esta resolución podemos cambiarla a nuestro gusto si queremos ahorrar batería pudiendo dejarla en HD+ (1560 x 720 píxeles), aunque la opción “resolución inteligente” gestiona automáticamente y a la perfección esta tarea. Tiene un ratio de aspecto de 19,5:9 y una densidad de píxeles de 396 ppi. Hay que decir que nos ha dejado una muy buena sensación, siendo una pantalla de muy buena calidad dentro de la gama en la que se mueve.

El sensor de luminosidad se ubica en el notch (al igual que la cámara selfie, el auricular y el LED de notificaciones) y gestiona el brillo bien, aunque podría ser un poco más rápido. El brillo bajo es muy bajo y el alto muy alto, así que ningún problema en este apartado.

Si nos centramos en su laterales, en el derecho se ubican los únicos botones físicos que tiene, el de encender y apagar el terminal y el botón con el que controlamos el volumen. En el izquierdo tenemos la bandeja en la que podemos poner dos tarjetas nano SIM y una tarjeta micro SD a la vez.

El borde superior alberga el micrófono de cancelación de ruido y el inferior el altavoz, micrófono, puerto micro USB y un puerto mini Jack de 3.5 con el que los más melómanos disfrutaréis sin duda. El que un terminal de “última hornada” venga aún con puerto micro USB en vez de con USB tipo C, puede que a más de un@ le chirríe un poco.

Potencia y Hardware

Si nos adentramos en el interior de este estupendo terminal, descubrimos el músculo que lo hace funcionar, que como pasa con varios terminales de esta marca, viene de la mano de Hisilicon. En esta ocasión el procesador elegido es un Kirin 710 de 8 núcleos que funciona a una velocidad de 2.2 GHz y cuenta con inteligencia artificial para que la experiencia sea mucho más intuitiva y mejorada. Esto junto a sus 4GB de RAM, hace que todo el conjunto funcione muy fluido.

Con la configuración de RAM y ROM que tiene nuestra unidad, lo hemos sometido a varias pruebas, entre las que se encuentra el test de rendimiento AnTuTu (antes de instalar ninguna aplicación) y ha alcanzado una puntuación de 139000 puntos superando al Huawei Mate 20 Lite por poco.

Aunque con esta cantidad de memoria RAM la mayoría de usuarios tiene más que suficiente, si sois de esos que todavía queréis más, podéis optar a las versiones chinas, las cuales cuentan con una RAM de 6GB, en vez de los 4GB con los que están construidos los europeos. Ni que decir tiene, que si elegís esta opción, no tendréis Google Play entre otros servicios, cosa que no ocurre con la versión europea que si los trae.

También tenéis que saber que en una reciente actualización del sistema han integrado la navegación por gestos en la versión europea, algo que la china ya tenía disponible.

Teniendo esto en cuenta y que tiene una pantalla de una calidad más que aceptable, estamos ante un teléfono perfecto para el uso multimedia. Es el perfecto aliado para jugar o devorar series y películas a un precio aceptable. Además tiene garantía nacional en el caso de nuestra unidad.

El procesador gráfico encargado de darnos potencia a la hora de jugar es un GPU Turbo Mali-G51, un 130% más rápido que el anterior modelo y que prácticamente mueve cualquier juego al que se os antoje jugar. No cuenta con el último GPU del mercado, pero por lo que hemos podido probar, gestiona perfectamente los juegos sin llegar a calentarse en exceso y no ha mostrado lags ni enganches raros. Después de haber jugado durante media hora al "PUG Mobile" o al "Hero Hunters" el incremento de temperatura ha sido de únicamente 4ºC. Está claro que el Turbo que lleva añadido le sienta fenomenal a la fluidez del dispositivo.

El sonido es bastante correcto, siendo alto y nítido teniendo en cuenta que solamente contamos con un altavoz en la parte inferior del terminal.

Software

Lo primero que hay que decir sobre su software, es que funciona con Android 8.1 pero bajo la capa de personalización que usa tanto Honor como Huawei. Para el que aún no lo, esta capa de personalización se llama EMUI y la versión que lleva instalada es la 8.2.0.

A diferencia de como ocurre en otros terminales en los que disponemos de un menú donde se encuentran la mayoría de las aplicaciones a parte de las del escritorio, en este sistema lo tendremos todo distribuido en carpetas a lo largo y ancho de las páginas de las pantallas principal y secundarias.

Si esto es un inconveniente para vosotros no os debéis preocupar, ya que esa es la manera predeterminada que trae por defecto y que podemos cambiar por “Cajón de aplicaciones” para que cuando demos en menú aparezcan todas las aplicaciones ordenadas alfabéticamente.

Aunque existen versiones asiáticas de este terminal, la unidad que analizamos hoy es la versión europea, con lo que trae instalada la Play Store y no tendremos que volvernos locos a la hora de buscarla por nuestra cuenta.

Una de las novedades que encontramos en este Honor 8X a nivel software es que han incorporado Netflix como aplicación preinstalada, dado que en este terminal sí que podremos ver el contenido de dicha plataforma en calidad Full HD a diferencia de como ocurre en otros muchos terminales. Obviamente debemos contratar los servicios de Netflix o utilizar su mes gratuito de prueba si queremos disfrutar de ella.

No podemos dejar de hablar del reconocimiento facial, uno de los puntos que cada vez más smartphones van a ir integrando de aquí en adelante como ya pasó con el “Fingerprint” o lector de huellas dactilares. Este apartado en un principio parecía que únicamente lo iban a integrar dispositivos de gama alta como podrían ser iPhones, Note 9, Oneplus 6 etc. Nada más lejos de la realidad.

El Honor 8X integra un sistema de reconocimiento facial que sin ser el más rápido del mercado, desbloquea el terminal con una rapidez considerable siempre y cuando haya una luz ambiental suficiente. Así que olvidaos de utilizar este desbloqueo si las condiciones de luz son muy pobres, porque fallará más que una escopeta de feria. En estos casos siempre podéis usar su lector de huellas dactilares, el cual es bastante rápido y desbloquea a la primera.

Trae pre-instalados los juegos Kingdoms, Puzzle Pets, Assasins Creed Unity: Crónicas de Arno, Asphalt Nitro, DragonMania y Spiderman: Ultimate Power, con lo que los más jugones ya tenéis con que empezar a darle caña hasta que podáis instalar vuestros títulos preferidos.

Si sois de esas personas a las que el aspecto del notch no acaba de convencer, tranquilidad, porque podemos utilizar la opción “ocultar muesca” para crear un marco falso y escamotear dicho notch.

Jugando Hero Hunters

Jugando Pubg

Cámara

Su apartado fotográfico no suspende ni mucho menos, aunque al no ser un gama alta no es lo mejor del mercado. Incorpora una doble cámara principal de 20 + 2 megapíxeles con unas aperturas de f/1.8 + f/2.4 respectivamente ubicadas de manera vertical y que están acompañadas de un flash LED.

Al contar con inteligencia artificial, las imágenes capturadas siempre estarán “optimizadas” de manera automática siempre y cuando tengamos esta opción activada. Puede que sature demasiado los colores en alguna ocasión, pero para gustos los colores (nunca mejor dicho). A la hora de grabar un vídeo, lo podemos hacer con una resolución máxima de Full HD a 60 FPS con formatos de H.264 o H.265.

La cámara secundaria o selfie es de 16 megapíxeles con una apertura de f/2.0 con lo que las capturas realizadas son nítidas y bastante correctas. Por lo general, las cámaras toman unas fotografías bastante buenas en condiciones de luz óptimas, aunque como en la mayoría de dispositivos la cosa cambia por la noche.

La aplicación de la cámara es bastante intuitiva y sencilla de utilizar pudiendo elegir multitud de opciones para manejarla a nuestro antojo aunque no seamos ningún experto en fotografía o grabando videos. Para esto la inteligencia artificial incorporada es un punto a favor sin duda.

Fotografías

Aquí tenéis una serie de fotografías tomadas con el Honor 8X para que os hagáis una idea de la calidad que pueden llegar a ofrecer sus cámaras.

Video 480fps

Video noche

Video dia

Conectividad

Sobre su conectividad, pasa lo que pasa como con la mayoría de los terminales. Si elegimos la versión europea no tendremos la más mínima falta de cobertura ya que incorpora las bandas necesarias para que funcione en nuestro país. La conexión a la red tanto con datos como con Wifi, no ha mostrado ningún tipo de corte y en todo momento ha tenido una estabilidad correcta.

A diferencia de como pasa en muchos terminales, podemos utilizar las dos tarjetas nano SIM sin sacrificar la tarjeta micro SD y utilizar todos los slots a la vez, algo que sin duda juega a favor del Honor 8X.

Hablando de conectividad no podemos dejar a un lado el hecho de que tenga un mini Jack de 3.5 mm para que los más melómanos oigáis vuestra música favorita con la radio que incorpora o tecnología NFC por si queréis hacer pagos desde el teléfono. Como no, tiene bluetooth BLE en su versión 4.2.

Bateria

Ante uno de los apartados que mucha gente suele tener en cuenta antes de comprar un terminal nuevo, se encuentra el de la autonomía que le entregará su nueva adquisición. Los 3750mAh del que está dotado el Honor 8X, nos ha dado una autonomía de 2 días con un uso moderado y sin darle mucha caña. Con lo que si vais a utilizarlo de esta manera tendréis batería para rato.

Obviamente la cosa cambia si sois usuarios muy activos o “Hardusers” y estáis todo el día jugando, viendo vídeos etc, aunque no deberíais tener problemas para acabar el día (y más) sin tocar el cargador.

De todas maneras, teniendo en cuenta las medidas, peso, diseño del teléfono y sin el ahorro de energía activado, son unas cifras más que aceptables. Si algo se le podría pedir en este apartado, es que hubieran integrado la tan “golosa” carga rápida que se ausenta teniendo como consecuencia una carga completa en menos de 2 horas. La carga inalámbrica tampoco nos acompaña en esta ocasión.

Resumiendo

Aunque no es uno de los teléfonos más baratos del mercado, luchando en su gama es una muy buena opción calidad/precio sin duda alguna. En la página oficial de Honor lo podéis encontrar por 299 euros, aunque si echáis un ojo a la lista de tiendas chinas, podéis conseguirlo por debajo de los 250 euros.

La combinación de una pantalla grande de muy buena calidad junto con un estupendo aprovechamiento del frontal y unos buenos materiales consigue una perfecta armonía en su diseño.

No os apuréis por no tener el último procesador del mercado porque el Kirin 710 que incorpora puede con todo lo que le echéis sin despeinarse un ápice. Si a esto le añadimos su buena conectividad y una autonomía que aguanta las expectativas del más pintado, sin duda podemos afirmar que estamos ante un terminal que no defrauda y que vale hasta el último céntimo que cuesta.

Lo Kibueno

  • Pantalla
  • Diseño
  • Batería

Lo Kimejorable

  • Micro USB
  • No tiene carga rápida
  • No tiene carga inalambrica
Ver características y precios del Huawei Honor 8X en Kimovil.com